26/8/13

Nadie dijo que seria fácil.




Generalmente siempre espero tener buen ánimo y buenas vibras para escribir, para transmitirles a los que de vez en cuando leen nuestros cuentos todo el optimismo y la energía positiva de lo que significa emprender un nuevo proyecto de vida, pero hoy y ahora este no es el caso.

Como todo en la vida tiene subidas y bajadas, luz y sombra para que pueda existir como dice mi mamá, yo estoy hoy en una bajada, bajada sentimental de ánimos y  medio melancólica quizás.

Extraño mucho a mi mamá, que está en Venezuela y ya hace más de 8 meses que no la abrazo, nunca había pasado tanto tiempo separada de ella, aunque gracias a la tecnología y Skype la veo bastante seguido, pero nunca es suficiente con eso, extraño también a mis buenos amigos y familiares, ésta es una de las partes duras de la vida de un inmigrante no cabe la menor duda.

Creo que es justo y sincero también compartir estas bajadas, no solo la parte optimista y emocionante sino este aspecto que quizás para muchos es mejor  guardar, cuando las cosas no salen tal y como las planeas en un principio y tienes que apelar a tu plan B, C y D y hasta inventar otros, otras alternativas incluso a situaciones que no teníamos previstas.

Estos últimos dos años han estado marcados por un propósito, venirnos a Canadá, enfocamos todas nuestras energías, dinero, esfuerzo y sueño en este proyecto de vida, con muchas ideas y pruebas a vencer, finalmente ESTAMOS AQUÍ! Gracias a dios.

Desde  que llegamos hemos sentido que salimos en el momento apropiado que después de eso las cosas en mi país están de mal en peor, se han incrementado las razones por las cuales no queremos estar allá y sentimos cada día tomamos la mejor decisión en el momento justo, desde que llegamos cada experiencia que vivimos nos indica que estamos por buen camino que es aquí donde queremos estar a pesar de las dificultades que podamos tener en algún momento.

Pero como dice este poema que un gran amigo una vez me regaló de Andres Eloi Blanco, La Renuncia: y al final, cuántas veces el anhelo menguante pide un pedazo de lo que antes fuimos!

Me siento perdida, siento que necesito enfocarme en continuar la historia, que estoy en el punto donde me pregunto y ahora? Ya estoy aquí, cual es el siguiente paso, no sé si necesito centrarme un poco más en el ahora, en el proceso que estamos en este momento que es la espera, la espera para obtener nuestra residencia y continuar nuestra vida, muchas cosas están en stop mientras seguimos inventando planes para continuar con la espera.

Hace algunos meses me tropecé con este video Te atreves a soñar? y me pareció maravilloso, muestra tan gráficamente el proceso que estamos atravesando y que todos en muchos momentos pasamos. 

Creo que hoy estoy en mi zona de pánico, confió y tengo fe en Dios y en nosotros mismos que pronto llegaremos a la zona mágica o mejor dicho que ya estamos en ella y necesito saber desenvolverme, después de todo ya salimos de nuestra zona de confort, estamos aprendiendo nuevos idiomas, nos mudamos a un nuevo país, y estamos atravesando tal cual esos momentos si esta es una fórmula espero con ansias que mi zona mágica se termine de consolidar aunque momentos mágicos no me faltan con mi familia, mi esposo y mis hijos que tanto llenan cada amanecer de esperanza y alegría y además en un entorno como en el que vivimos, solo son ratos los que como ahora me siento melancólica, y quería aprovechar la oportunidad de compartir también esta bajada con ustedes. 

Y tu te atreves a soñar?